Abuso Institucional·Protocolos·Responsables

El caso de Juan pone sobre la mesa la mala praxis de los Servicios Sociales

Aquí la opinión de una ex madre de acogida que hoy lucha contra la mala praxis administrativa en casos como éste.

María José Abeng Ayanga abraza a su hijo por primera vez en cuatro años

Foto: Diario La Razón

JUAN, MIGUEL, MARGA… NO SON CASOS AISLADOS

Durante estos días se emiten imágenes en todas las cadenas del pequeño Juan. Porque hoy es Juan. En las imágenes, es abrazado con desesperación por su madre preadoptiva, también están los vecinos con pancartas, todos gritan y lloran. Posiblemente, los periodistas se han interesado por el caso debido al prestigio del abogado especializado en el tema y defensor de esta familia, Enrique J. Vila.

Pero desde hace años, todos los días, los Servicios Sociales de Menores -los que deciden las retiradas en toda España- cometen errores aberrantes. El de Juan no es un caso aislado (*).

La estructura y el sistema de trabajo de la Administración así lo permite mientras tiene el terrible poder de ocultar el desgarrador dolor de las familias biológicas, adoptivas y de acogida. Su recurso son los niños y un Derecho Superior del Menor ensuciado y abusado.

Por los niños, las madres callan, se someten. Los padres, después de amenazar y gritar al silencio, callan y se someten.

Ahora vemos a dos familias enfrentadas, ambas tirando de un niño pequeño hacia sí. Ambas llevan años luchando para tener a ese niño. Años de procesos judiciales. Estamos viendo el dolor de unos y otros, dolor de las dos familias, de los vecinos, de las personas que están leyendo la noticia y viendo las imágenes. Pero, ¿y los que han estado tomando todas las decisiones?

  • Los que decidieron meter a la madre biológica en un Centro de Menores.
  • Los que callaron, cuando bajo su tutela tuvo una relación, consentida o no, con un trabajador del Centro o con otro adolescente ingresado (punto importantísimo por aclarar)
  • Los que no vieron, o no quisieron ver, que estaba embarazada.
  • Los que le dijeron que cuando tuviera a su hijo se lo QUITARÍAN.
  • Los que permitieron que no pudiera abrazarlo, los que le negaron al niño sentir el olor, el tacto, el calor de su madre, los que le negaron a ese niño tomar el pecho
  • Los que se lo ARREBATARON.
  • Los que pusieron en el expediente informes sin contrastar.
  • Los especialistas en tergivesar los hechos, las palabras, los sentimientos
  • Los que aceptaron sin comprobar… Y más.
  • Los que decidieron, a pesar de saber que la madre biológica reclamaba a su hijo, DÁRSELO a otra familia.
  • Los que ayudaban a que el niño sintiese este hogar como suyo.
  • Los que ahora salen IMPUNES del terrible dolor causado por ellos.

 

¿EL BIEN SUPERIOR DEL MENOR? Los que han tomado todas estas decisiones ni lo conocen, ni lo buscan. El niño no protesta, es pequeño, no tiene voz, lo llevan a dónde ellos quieren, no necesita ser respetado, no tiene dinero, no tiene amigos poderosos. Pero es como una moneda: yo te doy uno y tú me das…

Todos los días, todos, se ARREBATAN niños de los brazos de sus madres en los hospitales de toda España. Se ARREBATAN en las escuelas públicas, en los domicilios privados, POR LA FUERZA. Se ingresan niños en los Centros negándoles su vínculo biológico y su colchón familiar. Centros de los que salen sin cultura, sin estudios y destinados a la marginación.

Claro. ¿Cuatro mil o seis mil euros cada mes no dan para darle un futuro idóneo al niño? Porque en esas cifras oscila lo que la Administración cobra por el cuidado de cada niño a través de las fundaciones y empresas privadas que gestionan el “Sistema de Protección a la Infancia”. Hay que mantener una estructura y unos sueldos. Y, como en el caso de Juan, justificarlos.

El dolor de las dos familias del pequeño Juan oculta a Aquéllos que toman las decisiones, pero allí siguen, invisibles tras una ADMINISTRACIÓN y UN BIEN SUPERIOR DEL MENOR que ignoran.

14 de septiembre de 2016

María Inés Múñoz Llobera, ex  madre de acogida.

(*) Otros casos muy similares, por poner algunos ejemplos, pero que no tuvieron tanto eco mediático, fueron el de la adolescente embarazada por uno de los vigilantes de seguridad del Centro de Menores donde estaba ingresada, a la que también le retiraron a Miguel, su bebé. O el caso de Marga, la niña que tuvo que ser devuelta a los cuatro años al padre biológico que nunca había dejado de reclamarla. La historia de Sofía Martínez, a la que tardaron tres años en devolverle a su hijo después de retirárselo por “problemas económicos y depresión post parto”, ilustra el proceder de los Servicios Sociales en estos casos.

 

 

 

Anuncios

3 comentarios sobre “El caso de Juan pone sobre la mesa la mala praxis de los Servicios Sociales

  1. Esto son uno de los tantos , daños que ASUNTOS SOCIALES hace con las familias a su antojo y lotería para las victimas de que les de por hacer bien las cosas o te jodan la vida sin posibilidad de justicia , por que si señores aquí en este país , las atrocidades de servicios sociales se tapan todas . Yo , tuve una separación de las tantas problemáticas y por decisión mía en su momento , me aparte del camino ya que la custodia Hera de la madre y la convivencia civilizada de dos personas separadas era imposible , la menor tuvo dificultades en la vida y termino en un centro de acogida a los doce años , después de haber pasado todo un calvario , del que yo era totalmente inconsciente al estar alejado de su vida y asuntos sociales que tenían la obligación de informarme , al ser la convivencia de la menor incompatible con su madre , la taparon a su madre y me ocultaron la situación con lo que encima la menor tuvo que pasar por una situación que no de vía por considerarse que era una menor de familia desestructurada , según su calificación , sin poder ejercer defensa alguna ni para la menor entonces ni para mi . las consecuencias de esto todavía hoy las estoy pagando y la menor que hoy ya es una mujer con familia , me imagino que también , no comentare mayores que me encantaría por no estar ella delante y por que mi queja va por el daño que tantísimas veces hacen los servicios sociales , con los que e tenido demasiados roces y abusos si le cogiera a estos les iba yo a leer bien la cartilla , por todos sus abusos y blasfemias e infamias que se inventan en los informes para llevar los casos a su antojo y bien saben la capacidad de manipulación que tienen las amigas del entramado de la violencia de genero y demás hembritas y esto sin a ver tenido problemas de genero que si no te cuento lo que pudiere haber pasado , solo basto con la versión desafortunada de una frustrada y que se aprovecho de una debilidad que da prioridad sin valorar a la mujer y abecés a los criterios de la profesional a su antojo . asesorenerjetico@outlook.com . Un saludo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s